10 frases del Quijote


Don Quijote y Sancho, grabado de Gustavo Doré

Don Quijote soy, y mi profesión la de andante caballería. 
Son mis leyes, el deshacer entuertos, 
prodigar el bien y evitar el mal. 
Huyo de la vida regalada, de la ambición y la hipocresía, 
y busco para mi propia gloria la senda más angosta y difícil. 
¿Es eso, de tonto y mentecato?.



10 frases de Don Quijote:

* Cada uno es artífice de su propia ventura.

* Como no estás experimentado en las cosas del mundo,
 todas las cosas que tienen algo de dificultad te parecen imposibles.

* Confía en el tiempo, que suele dar dulces salidas a muchas amargas dificultades.

* De gente bien nacida es agradecer los beneficios que recibe.

* Después de las tinieblas espero la luz.

* Donde una puerta se cierra, otra se abre.

* El amor junta los cetros con los cayados; la grandeza con la bajeza; 
hace posible lo imposible; iguala diferentes estados y viene a ser poderoso como la muerte.

* El que lee mucho y anda mucho, ve mucho y sabe mucho.

* La pluma es lengua del alma; cuales fueren los conceptos que en ella se engendraron, tales serán sus escritos.

 * El sueño es el alivio de las miserias para los que las sufren despiertos. 



.

Charles Bukowski, un genio de la multitud

Fotografía de Charles Bukowski posando en un cementerio
Charles Bukowski (1920-1994) nacido en Aldernach, Alemania, dejó la oficina de correos donde trabajaba al publicar su primera novela, Cartero (1970). Sus poemas (se vanagloriaba de haber escrito el primero a los 35 años) son descarnados, realistas, autobiográficos muchos, y lo sitúan en la línea de un poeta maldito y ácido, llenos de alcohol y sordidez, que siempre rodeaban al autor.

Dice Bukowski: Me gustan los hombres desesperados, hombres con los dientes rotos y los destinos rotos. También me gustan las mujeres viles, las perras borrachas, con las medias caídas y arrugadas y las caras pringosas de maquillaje barato. Me gustan más los pervertidos que los santos. Me encuentro bien entre marginados porque soy un marginado. No me gustan las leyes, ni morales, religiones o reglas. No me gusta ser modelado por la sociedad.

Os invito a leer uno de sus poemas y a ver un vídeo de su paso por el programa Apostrophes, digno de estar al lado del programa que hizo famoso también a Fernando Arrabal.


El genio de la multitud, por Charles Bukowski

Hay suficiente traición y odio, violencia,
necedad en el ser humano corriente
como para abastecer cualquier ejercito o cualquier
jornada.
Y los mejores asesinos son aquellos
que predican en su contra.
Y los que mejor odian son aquellos
que predican amor.
Y los que mejor luchan en la guerra
son -AL FINAL- aquellos que
predican
PAZ.
Aquellos que hablan de Dios
necesitan a Dios.
Aquellos que predican paz
no tienen paz.
Aquellos que predican amor
no tienen amor.

Cuidado con los predicadores
cuidado con los que saben.
Cuidado con aquellos que están siempre
leyendo libros.
Cuidado con aquellos que detestan
la pobreza o están orgullosos de ella.

Cuidado con aquellos de alabanza rápida
pues necesitan que se les alabe a cambio.
Cuidado con aquellos que censuran con rapidez:
tienen miedo de lo que no conocen.

Cuidado con aquellos que buscan constantes
multitudes;
no son nada solos.
Cuidado con
el hombre corriente
con la mujer corriente.
Cuidado con su amor.
Su amor es corriente, busca
lo corriente.
Pero es un genio al odiar
es lo suficientemente genial
al odiar como para matarte, como para matar
a cualquiera.
Al no querer la soledad
al no entender la soledad
intentarán destruir
cualquier cosa
que difiera
de lo suyo.

Al no ser capaces
de crear arte
no entenderán
el arte.

Considerarán su fracaso
como creadores
sólo como un fracaso
del mundo.

Al no ser capaces de amar plenamente
creerán que tu amor es
incompleto
y entonces te
odiarán.
Y su odio será perfecto
como un diamante resplandeciente
como una navaja
como una montaña
como un tigre
como cicuta

Su mejor
ARTE.



Un vídeo de un borracho Charles Bukowski en el programa Apostrophes:

Auschwitz, in Memoriam

Se conmemora el 71 aniversario de la liberación del campo de concentración de Auschwitz, el mayor centro de exterminio humano.

El escritor húngaro Imre Kertész, superviviente del campo relató: “...Hasta que tengamos el poder espiritual de descender al mal y ascender de nuevo y enseñarle a la generación venidera lo que ha ocurrido no seremos capaces de crear algo positivo con todo esto, no seremos capaces de crear valores nuevos con lo que nos sucedió... Si permanecemos en el terreno del mal, sin ascender, eso constituiría un problema gravísimo. Creo que el arte tiene que descender al mal, tratar temas negativos, para sacar luz, para que las generaciones venideras vean con más claridad la memoria de los otros.”

¿Se han creado valores nuevos con lo que sucedió? ¿Se sigue recordando el holocausto de millones de personas inocentes, gaseadas, torturadas, mutiladas, asesinadas por sus orígenes? ¿Seguimos transmitiendo a las nuevas generaciones la importancia del conocimiento es esta historia, terrible historia nuestra, para que no vuelva a repetirse? ¿Se habla de vez en cuando de la sopa aguada que tomaban aquellos famélicos seres, del pan negro, de las llagas en sus piernas, del miedo en sus ojos, del cansancio de sus brazos condenados a trabajos forzados? ¿Alguien recuerda a aquellos que eran tratados por el doctor Mengele, inoculados con veneno para ver cuanto aguantaba su cuerpo antes de morir? ¿A los gemelos diseccionados? ¿A los cosidos por la espalda?

No estábamos allí pero recordemos a aquellos hombres de piernas escuálidas, frío en el rostro y en el corazón. Recordemos el olor a carne quemada que desprendían las chimeneas de los crematorios. Recordemos porque quizás, en ese otro tiempo, podríamos haber sido "ese hombre", el de los ojos grandes y el pecho hundido, el que moría gaseado, el que moría una y otra vez viendo como caían sus compañeros.



Si esto es un hombre
por Primo Levi

Los que vivís seguros
En vuestras casas caldeadas
Los que os encontráis, al volver por la tarde,
La comida caliente y los rostros amigos:

Considerad si es un hombre
Quien trabaja en el fango
Quien no conoce la paz
Quien lucha por la mitad de un panecillo
Quien muere por un sí o por un no.
Considerad si es una mujer
Quien no tiene cabellos ni nombre
Ni fuerzas para recordarlo
Vacía la mirada y frío el regazo
Como una rana invernal.

Pensad que esto ha sucedido:
Os encomiendo estas palabras.
Grabadlas en vuestros corazones
Al estar en casa, al ir por la calle,
Al acostaros, al levantaros;
Repetídselas a vuestros hijos.

O que vuestra casa se derrumbe,
La enfermedad os imposibilite,
Vuestros descendientes os vuelvan el rostro.



*Documental "Noche y niebla" de imprescindible visión para ver la enormidad del crimen nazi.

Los libreros desaparecidos en Hong Kong y la gran Cibermuralla



Ya son cinco los empleados de una editorial de libros políticos críticos con China que han desaparecido en Hong Kong.

Son los empleados de Causeway Bay Books, editorial y librería famosa por sus publicaciones dedicadas en especial a libros críticos sobre las vidas de dirigentes chinos y el Partido Chino. Se sospecha que han sido detenidos y llevados a China, donde la libertad de expresión brilla por su ausencia y las autoridades velan por acallar las voces contrarias a sus ideas políticas. 

La mano de China es alargada, por eso llega hasta Hong Kong y hasta lo que sus habitantes venden y lo que los turistas leen sin la habitual censura china. 

De hecho, si a un turista de regreso a China le interceptan en la aduana uno de estos libros "prohibidos" (el término que utilizan es "material impreso ilícito"), puede ser castigado, y ya sabemos lo que entiende China por "castigo". 

Existen listas de los libros prohibidos, pero no están muy claras y los turistas que compran libros en Hong Kong nunca saben si sus libros están en la lista o no. Los libreros siempre han de explicar las artimañas a usar para pasar la aduana sin problemas, ya que en ocasiones los clientes han tenido que comprar varias veces el mismo libro al ser requisado en la aduana. Si eres mujer, tiene más probabilidades de pasarlos ya que no es probable que te registren. Entre las publicaciones extranjeras prohibidas se encuentran:


- la revista Time
-los libros de Noah Chomsky
-La vida privada del presidente Mao
-Alicia en el país de las Maravillas de Lewis Carroll
-la Cambridge History of China
-Rebelión en la granja de George Orwell
-La gran hambruna china de Yang Jisheng

Así que las editoriales independientes como Up Publications o New Century Press están abocadas al cierre debido en parte a las devoluciones realizadas por el conglomerado editorial al que pertenecen y que acaba en última instancia a través de diversas sociedades en manos del gobierno Chino, y en parte al miedo de los turistas, que suponían buena parte de sus ventas.

China se comporta desde hace tiempo como la "policía del pensamiento" que George Orwell relató en su obra premonitoria 1984. Quiere controlar lo que la gente ha de saber y lo que no. Controla libros, controla las redes aislando Internet como una gran muralla cortafuegos, controla con mano dura y amenaza libertades. Díganselo si no al escritor Guo Feixiong, condenado a seis años de cárcel por participar en una manifestación contra la censura en los medios de comunicación, o al Nobel de la Paz Liu Xiabo (ideólogo de las protestas en Tiananmen en 1989) condenado a 11 años de cárcel y autor de la Carta 08, texto que pide reformas y democracia en China.
Guo Feixiong
Guo Feixiong

Un ejemplo flagrante de esa gran Cibermuralla es la matanza de la plaza de Tiananmen que el gobierno chino sigue censurando 25 años después, matanza que muchos de sus ciudadanos ignoran.

Al no tener acceso a redes exteriores el apagón informativo es mayor, ya que en China está bloqueado el acceso a Twitter, Facebook o YouTube. 
Google también suele tener el acceso restringido a menudo, según intereses del gobierno, que pone al servicio de sus ciudadanos otros servicios como Quiu Quiu o WeiBo. 
Las páginas molestas desaparecen según traten asuntos complicados como el Tíbet o Tiananmen. El gobierno puede hackear cuentas o interceptar correos, siendo controlados tanto los periodistas extranjeros como los disidentes nacionales. El gobierno paga 50 céntimos por post a periodistas que publiquen en foros opiniones a favor de las políticas del gobierno en pos de derivar las opiniones de la gente hacia su favor, en pos de anular las críticas e instigaciones de la prensa extranjera.

China está en posición de ataque contra Hong Kong, controlando las publicaciones y ahora deteniendo a los que las venden. Ya hay protestas en el país para pedir explicaciones a las autoridades acerca del paradero de los desaparecidos, pero el Gobierno chino aún no se ha pronunciado: sus 50.000 empleados destinados al "Ministerio de la Verdad" están ocupados borrando comentarios contrarios a los intereses chinos.












Jisei No Ku de Yukio Mishima, el último guerrero

Yukio Mishima

Hoy, aniversario de la muerte de Yukio Mishima (1925-1970), recordaré el Jisei No Ku(poema de despedida antes de la muerte) que escribió este poeta, escritor, compositor y actor japonés, eterno nominado al Nobel, orgulloso, leal a su pueblo.

Imaginemos a Mishima ante el papel, desgranando sus últimas palabras. Sin llantos, sin remordimientos, valiente y con la letra firme entre sus dedos. Poco después, arengaba a los soldados para que devolvieran al Emperador de Japón a su lugar legítimo.

Lleva atado en su frente un hachimaki con la inscripción "Vive siete vidas para servir mejor a la Patria"; grita a las gentes para que se revuelvan contra la constitución impuesta por los Estados Unidos tras la guerra; les pide que recuperen sus tradiciones.

Mishima arengaba así a la multitud:
Yukio Mishima dando su discurso en el cuartel general de Tokyo
antes de su muerte a los 45 años.
"...Hemos visto a Japón emborracharse de prosperidad y caer en un vacío espiritual... hemos tenido que contemplar a los japoneses profanando su historia y sus tradiciones... el auténtico Japón es el verdadero espíritu del samurai... cuando vosotros (soldados) despertéis, Japón despertará con vosotros... Tras meditarlo serenamente a lo largo de cuatro años, he decidido sacrificarme por las antiguas y hermosas tradiciones del Japón, que desaparecen velozmente, día a día... El ejército siempre ha tratado bien al Tatenokai, ¿Por qué entonces mordemos la mano que nos ha tendido? Precisamente porque lo reverenciamos... Salvemos al Japón, al Japón que amamos...
No le escuchan, sólo hay griterío.
Entonces vuelve a la sala donde su Tate-no-kai (hermandad del escudo, una especie de pequeño ejército que formó Mishima)  tiene retenido al general Mashita. y como protesta, como llamada de atención, se aplica el harakiri con una espada corta que raja de forma horizontal su vientre. Esa muerte dolorosa es asistida por su compañero Morita, que decapita a Mishima completando el Seppuku.

En un acto de honor, Yukio protestó por el olvido de la sociedad japonesa de la importancia de las antiguas tradiciones japonesas representadas por la realeza en la figura del Emperador. Antes muerto que sin valor; antes muerto que sin honor.

«Hasta la idea de mi propia muerte me hacía estremecer con un placer desconocido. 
Tenía la sensación de poseer todo.»
(De "Confesiones de una máscara" de Yukio Mishima)




Poema "Muerte"  de Juan Pablo Vitali dedicado a Mishima:


Morir

En el viento
Del suicida.

Morir combatiendo
La única muerte
De un guerrero.

Morir
Por el filo del sable
De muerte ritual.

Morir
Sabiendo que morir
No es más que mejorar
El instante último.

Morir de olvido
Como morimos todos
Finalmente, a los pies
De un tiempo criminal.

Morir de rosas
De crisantemos
De flores de ciruelo
Atravesadas por un grito.

Morir del otro lado
Del mundo
Donde haya un guerrero
Bajo el sol.

Morir imperial
Sin pedir perdón
Enfrentando al enemigo
Y siendo muerto por él.

Morir
Caudillo del cielo
Solitario jefe
De un idioma.

Morir
Con el sol en la frente
Como mueren los nuestros.

Morir
De rodillas al sable
Al símbolo divino
De los tiempos.

Morir
De caballos desbocados
De ideogramas en la frente
De seppuku, al amanecer.

Morir
Del otro lado
De las cosas.

Morir con honor
Por el acero entrañable
Decapitado por el camarada
Más querido.

Morir de mar
De isla
De corceles antiguos
De estampido.

Morir
De sangre nueva
Junto al escudo medieval
De los guerreros.

Morir
Y olvidarse de un mundo
Sin honor.

Morir incomunicado
Aislado por el ruido
Que el enemigo trajo
Para ayudarnos

A morir.
Morir con honor
Como un samurái
Como un poeta



Años antes de su muerte, en 1961, Mishima escribió el relato Patriotismo, precursor de su propia experiencia. Puedes leerlo en Ciudad Seva.





Jisei No ku de Yukio Mishima
(versión libre relatada por Carolina del blog Karyukai
http://karyukai-carolina.blogspot.com.es/2010/01/jisei-no-ku.html

Shi o mae
Ni shuzushii kaze

El viento frío, indiferente,
pasa ante la muerte




Soy un guerrero, un soldado.
Sirvo a mi Señor desde tiempos remotos, eternos, continuando la tradición de mi familia, depositario de secretos y saberes prohibidos.
Soy un guerrero y hoy dejaré de existir.

Mi cuerpo y mi alma se forjaron bajo las enseñanzas de mi padre, samurái del antiguo clan Minamoto. Mis músculos se desarrollaron con los entrenamientos de los viejos sensei de nuestro ejército, para proteger nuestro mundo y conseguir sobrevivir a los acontecimientos, duros y oscuros que se cernían sobre todos nosotros.

Mis brazos sostienen mi katana en un último entrenamiento, en un desahogo de mi mente que espera, asustada, su final, su último combate, su encuentro con los kami, los protectores de mi hogar...

Recibo con alegría el último soplo del viento en mi cara, los últimos besos del sol, el aroma del cerezo, bendito sakura. Cierro los ojos y respiro profundamente, silenciosamente, mientras pienso en las últimas palabras que dejaré, en mi Jisei No Ku, y mis manos tiemblan...

Recuerdo a Haha susurrándome al oído:
-Hijo querido, eres el heredero de una gran dinastía, el llamado a proteger y guardar las puertas de un mundo especial, grande y poderoso; el imperio del sol naciente, sus territorios, su cielo de nubes llenas y de un sol rojo, cálido y lleno de vida. Un mundo que jamás se extinguirá...hijo mío, eres un privilegiado, guarda con tu vida a tu país y a sus tradiciones, y, cuando llegue el momento, sé capaz de morir por tu pueblo.

Vuelvo a suspirar recordando las sabias palabras de mi madre.
Ahora, en las últimas horas de mi vida pienso en lo que fue mi existencia, en las vidas que segué con Arashi, mi eterna compañera, mi fiel amiga.
La muerte me sigue adonde quiera que yo vaya. Como una fuerza de la naturaleza, no puedo evitarla. La enfrento, la esquivo, pero siempre me alcanza.
-No te quiero, no te necesito-, le digo al viento deseando que le llegue mi mensaje.
-¿Por qué insistes en viajar conmigo? si lo que deseas es hacer íntimos amigos, no me permitas intervenir, no cuentes conmigo. Si quieres almas, búscalas por tu cuenta, déjame que camine solo.

La muerte me acecha, la siento, la oigo, la puedo oler...
Espero que me permita continuar con mis recuerdos un poco más, unos minutos más.

Me inclino ante el altar de oración. Mi espada corta, mi fiel wakizashi, descansa sobre una tela blanca, inmaculada. Su filo brilla como la luz del sol naciente, fuerte y poderosa, luz eterna portadora de vida, la que deberá llevarse mi existencia y mi último aliento.

Siento ahora el frío en mis manos, el viento que sopla en mi cuello y mi corazón se para unos instantes. Resisto, con la imagen de mis soldados enfrentándose a la batalla. Mi padre orgulloso, mirándome con aprobación desde la altura que le proporciona el estar sentado sobre su hermoso corcel negro.
El enfrentamiento va a comenzar; hombres contra hombres, luchando por lo que cada cual cree que es justo, katanas quitando vidas, cortando cabezas, miembros, sangre bañándo mi cara, las caras de mis hombres.
La inquietud se apodera de nuestras filas. La noche se cierra como un enemigo más, las sombras cubren nuestras armas, nuestras monturas, nuestras almas.
Todo está perdido, sólo me queda una salida, la más noble, la que mantendrá mi honor y el de mi familia.

Por ello, acudo al Seppuku; por ello, dejo mis últimas palabras en mi Jisei No Ku.

-"A los dioses clamo en mis últimas horas de vida en este mundo.
Mis pensamientos los entrego a mis antepasados, en los que busco cobijo.
Mi vida fue del Imperio, a él entregué mi corazón, y por él, vertí mi sangre y la de mis hombres.
Por mi pueblo, derramo hoy también mi sangre, definitivamente, con el pensamiento de que inunde las tierras por las que luché, para que crezcan fuertes, hermosas y salvajes.
Mi vida entera la ofrezco, mi muerte la acompaña; un sacrificio dispuesto para salvar lo mejor de mi mundo, de mi país y de su gente.
Deseo que permanezcan nuestras tradiciones, que surjan nuevos sensei, que instruyan, enseñen, eduquen a nuestros hijos; que les iluminen en la creencia de que algún día, un nuevo sol, más luminoso que el nuestro, acogerá a todos los pueblos en un gran abrazo. 
Pido a los dioses de mi país que acojan mi alma, que la acunen entre sus brazos como hizo mi madre al nacer yo; pido alcanzar la sabiduría de mis ancestros, ser un Eirei más, recibido con alegría.
Quiero ser un espíritu más en el cielo de nuestros antepasados..."

Bajo la mirada hacia mi Wakizashi, la tomo en mis manos y la acerco a mi vientre...
En un suspiro, estaré con el Sol Naciente...





Para leer más: Yukio Mishima