Corregir

Dice Oscar Wilde:
"Me pasé toda la mañana corrigiendo las pruebas de uno de mis poemas, y quité una coma. Por la tarde, volví a ponerla."

Desde luego, Wilde iba lento...pero seguro. Es un buen ejemplo de la tarea de la corrección, inevitable si se quiere hacer un buen trabajo. Comas, puntos, adverbios de más, un adjetivo nuevo para mejorar la frase, un sinónimo para esa palabra que no nos acaba de gustar. Vuelta una y otra vez sobre el texto para pulirlo como se hace con un diamante en bruto.
Escribir es una tarea que tiene un componente mágico, la Revelación, a la que se suma la Inspiración; pero no hemos de olvidarnos nunca de la Corrección, que es quien pone el punto y final. Y no siempre.

11 comentarios :

  1. casi nunca diria yo.. porque lo que escribes hoy dentro de un mes lo podrias corregir completamente.. los días pasan y se aprende:)

    un saludo:)

    ResponderEliminar
  2. llega un momento en que debes parar de corregir.
    yo doy 3 vueltas a la novela en diferentes intervalos de tiempo.
    A la tercera va la vencida.

    ResponderEliminar
  3. Ah, la corrección me acosa, me extermina, me exprime y me enloquece. Quitar coma, poner coma, quitar coma, poner coma, quitar coma, poner coma... (ad infinitum)

    Una cosa es cierta, Martikka: siempre se detecta algo a mejorar, lo que al final suele justificarla. En mi caso, sigo en ella. Paciencia.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Para mi es la tarea mas pesada de la escritura, pero casi la mas necesaria, pero me encantaría que alguien hiciera el trabajo por mi, igual cuando me haga famosa pago a unos negros...

    Besos y paciencia, que sin ella no podremos conseguir terminar esta tarea!!

    ResponderEliminar
  5. Muy cierto, Martikka. Corregir es algo que también se aprende.

    Saludos,
    Alejandro.

    ResponderEliminar
  6. En esas estoy yo también... parece que lo de corregir no se acaba nunca.


    Saludos,
    MaiV.

    ResponderEliminar
  7. Yo creo que es la parte mas importante, aunque resulte pesada. Escribir, hay que hacerlo de la manera mas espontanea posible, despues es imprescindible corregir para ir puliendo.
    Pero es dificil saber cuando parar. Si decido que un texto ya está bien no vuelvo a mirarlo, porque si lo hago seguro que corregiré algo.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Curioso. Después de leeros he tenido que ir corriendo al blog para "corregir" un titular, estaba construido al revés. Martikka, yo ya no sé en qué idioma escribo, leo o pienso así que desde ya pido perdón por todos los errores que encontraréis en las traducciones.

    Mercedes

    ResponderEliminar
  9. en mi ultimo relato, me pasé dos horas corrigiendo,y al final, lo dejé tal y como había quedado antes de corregir, y sabéis qué? que me gusta ese relato, que me encanta, y me ha dado una satisfacción... que cuando pueda hablar, os hablaré, ppor ahora no puedo decir nada más

    besos

    ResponderEliminar
  10. Tallando lápiz, puliendo, burilando las ideas escritas...
    Aunque ahora el proceso nace en ordenador y se corrige con Office Word.
    Luego de permitir reposar lo escrito en días anteriores, como si de levadura de un pan se tratara, es mas fácil trabajar los textos. Proceso laborioso y disfrutable sin duda.

    Gracias por el post, abrazos

    Ro

    ResponderEliminar
  11. Muy cierto lo que decís. La correción es muy importante, y me ha pasado incluso, que luego de corregir algún escrito, me di cuenta que estaba frente a uno totalmente distinto del anterior. Una palabra, un silencio, o, como dice Wilde, una coma, pueden alterar radicalmente el sentido y el espíritu de un texto.

    Abrazo grande, muy buen blog.
    Te sigo.

    Kutxi

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario.