Los ojos de la muerte, Eba Martín Muñoz



Los ojos de la muerte; Eba Martín Muñoz


SINOPSIS:

Cuando la joven Natalia abandona el orfanato para reunirse con un padre totalmente desconocido, no se podía imaginar que la verdadera pesadilla estaba a punto de comenzar para ella. A través de los diarios de su madre muerta, descubrirá una realidad que llevaba oculta largo tiempo. Los fantasmas despiertan y una oscura amenaza se cierne sobre ella hasta que abandona el hogar.
Años después, la pesadilla volverá a comenzar. Sólo que, quizá, esta vez no haya escapatoria…
1.La Muerte ha regresado.
2.Tiene hambre.
3.Te está buscando.
4.No la mires a los ojos.
5.Si tu ventana aparece abierta, ¡huye!

***

Y la muerte no tendrá señorío...
Dylan Thomas

Los ojos de la muerte no es una novela del terror al uso, y no solo porque esté narrada desde diferentes perspectivas con elementos de estilo epistolar siguiendo la estela de novelas clásicas como Drácula o más actualmente Carrie de Stephen King. Es una novela intimista, de inicio inocente, de estilo claro y lenguaje sencillo que nos adentra en la vida de la joven Natalia, candorosa, a veces rozando lo boba, inmersa en un entorno que le va arrebatando esa inocencia infantil de modo que el horror de la vertiente "real" de su historia supera en ocasiones al horror de la trama de misterio y terror que la envuelve. Porque los monstruos, como dice el maestro King, «son reales, y los fantasmas también: viven dentro de nosotros y, a veces, ellos ganan.». Natalia tiene monstruos a su alrededor, monstruos que no deberían serlo pero que hacen sangrar su corazón más que las garras de sus miedos y experiencias sobrenaturales. Y es ahí donde esta novela te atrapa: por el sufrimiento y los escasos momentos de felicidad de la protagonista. Porque sus miedos se vuelven tus miedos, y cerrarás las páginas pensando en su dolor, en su locura, y te preguntarás acerca de ese ruido en la ventana. Sí, en tu propia habitación, cuando estés a solas, en la oscuridad.

La trama de terror que sobrevuela Los ojos de la muerte está bien hilada, con giros efectivos en los momentos justos haciendo avanzar la historia de la madre de Natalia, la suya propia y la de su hija Alba, uniendo a tres mujeres, tres épocas y un misterio, una locura, un desvarío, unas terribles pesadillas que las unen a través de los años. El estilo epistolar aligera la lectura, especialmente al hacer uso de las voces jóvenes de las protagonistas, por lo que no encontraremos un lenguaje elaborado sino el lenguaje coloquial con el que van plasmando sus pensamientos tanto en sus diarios como en las cartas que escriben. Ese lenguaje coloquial, tanto infantil como adolescente, necesario al darle voz a la expresión de una niña en su diario, en ocasiones lastra un tanto la lectura rebajando la intensidad necesaria en este tipo de novelas. De todos modos, la autora lo compensa dando golpes de efecto que te darán una bofetada de realidad, devolviéndote al horror que hay en unos ojos ciegos, resolviendo la historia de modo que te agarra de la mano, te aleja de los diarios y las grabaciones de Alba y te asesta un golpe final.

Recomiendo leer Los ojos de la muerte por su propuesta original, porque la autora no te da opción de descanso en su lectura obligándote a saber más. Porque si lees esta novela no podrás evitar que si un día sueñas con un jardín, recuerdes que puede estar allí a Ángela, sonriéndote. Porque para todos tiene la muerte una mirada.

Para todos tiene la muerte una mirada.
Vendrá la muerte y tendrá tus ojos.
Será como dejar un vicio,
como ver en el espejo
asomar un rostro muerto,
como escuchar un labio ya cerrado.
Mudos, descenderemos al abismo.
Cesare Pavese (1908-1950)

Los ojos de la muerte está disponible en Amazon tanto en versión Kindle como en tapa blanda:


Comentarios

  1. Muchas gracias por tu reseña, Marta.

    ResponderEliminar
  2. Ha sido una buena lectura, Eba. No la he soltado hasta acabar :)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.

Entradas populares de este blog

La habitación del candado, Juan de Haro

La viajera del tiempo, Lorena Franco